beauty machine
El Día de todos los Santos – Blog de Llamas Centelles

El Día de todos los Santos

Ya se aproxima una de lasBeauty Equipment  fechas más señaladas de nuestro calendario, el Día de todos los Santos, donde en España tenemos como tradición  visitar el cementerio llevando flores a las tumbas de nuestros seres queridos, y encender una vela por cada uno de ellos que dejaremos encendida durante todo el día en casa para honrar su memoria.

Como en todas las buenas fiestas de nuestro país, la gastronomía cumple uno de los papeles principales. Cada parte de España tienen sus propias tradiciones culinarias, así por ejemplo,  en Galicia se disfruta de este día comiendo castañas con leche, en Albacete se elaboran  migas de niño (denominadas también como puches, migas dulces, migas e nene), en Cataluña se cocinan panellets y boniatos al horno, en Jaén tortilla con chocolate… Sin embargo, hay dos manjares que son tradicionales en cualquier región española en esta época:  los Huesos de Santo y los Buñuelos de viento.

Aquí tenéis las recetas de estos dos deliciosos manjares para que podáis disfrutarlos sin salir de casa.

HUESOS DE SANTO

La forma tradicional de hacerlos son rellenos de dulce de yema pero se han ido ampliando sus rellenos y hoy en día podemos comerlos de chocolate, fresa, coco, praliné e incluso de yogur.

Pero nosotros os dejamos la receta tradicional de relleno con dulce de yema, aunque con un poco de imaginación estamos seguros que sabréis descubrir nuevos sabores.

Ingredientes:

 Para el mazapán:

  • 200 gramos de azúcar

  • 200 ml de agua

  • 150 gramos de almendra cruda molina

 Para el dulce de yema:

  • 90 gramos de azúcar

  • 100 ml de agua

  • 6 yemas de huevo

Preparación:

Primero elaboraremos el mazapán, para ello colocaremos un cazo al fuego con el agua y el azúcar y haremos un almíbar al punto de hebra fuerte. Cuando lo tengamos listo, incorporaremos la almendra cruda molida y removeremos hasta formar una masa. Y mientras lo dejamos enfriar nos podremos a preparar el dulce de yema.

Para elaborar el relleno, realizaremos un almíbar fuerte con el agua y el azúcar y, fuera del fuego agregaremos poco a poco las yemas bien batidas. Colocaremos el cazo al fuego al baño María y removeremos continuamente hasta que se espese. Tiene que quedarse bastante duro, por ello debemos cocinarlo a fuego lento para evitar que hierva y que las yemas se corten. Cuando este listo lo dejaremos enfriar.

Sobre una mesa de cocina bien limpia, espolvoreamos azúcar y extendemos la masa del mazapán con la ayuda de un rodillo. Cortaremos rectángulos de masa y lo enrollamos en un tubo metálico especial para repostería, una vez hecho lo dejamos enfriar y secar. Cuando estén secos los rellenamos con la masa de yema. Y listo!, ya podéis disfrutar de unos dulces huesos de santo.

BUÑUELOS DE VIENTO

Hay diversas maneras de preparar buñuelos, pero para esta ocasión prepararemos el clásico, Buñuelos de viento, dulce típico en la celebración del Día de los difuntos.

Ingredientes:

  • 125 ml de leche

  • 50 gramos de mantequilla

  • ½ cucharadita de sal

  • 75 gramos de harina

  • 2 huevos grandes

  • 200 ml de aceite de oliva

  • 1 cucharadita de semillas de anís machacadas

  • 100 gramos de azúcar

  • 1 cucharadita de canela en polvo

Preparación:

En primer lugar añadimos en un cazo la leche, una cucharada de azúcar, la sal y la mantequilla. Cuando se haya derretido todo y empiece a hervir, vertemos la harina de golpe. A fuego suave, removeremos la mezcla hasta conseguir una bola homogénea logrando que se separe la masa de las paredes del cazo. Retiramos el cazo del fuego esperando que la masa se entibie. Añadiremos los huevos previamente batidos, poco a poco y sin parar de remover hasta se incorporen por completo. Añadimos el anís machacado y seguimos mezclando bien.

Ahora con la ayuda de una cuchara tomamos la medida para formar los buñuelos, o bien, también podemos meter la masa en una manga pastelera de boquilla lisa o rizada, formaremos bolitas de masa en nuestras manos, mojadas con aceite frío, y con cuidado las dejaremos caer en una cazuela con el aceite bien caliente. Cuando las bolitas estén bien doradas las retiramos de la cazuela con ayuda de una espumadera, las depositamos sobre un plato con un papel de cocina para que se absorba el exceso de aceite.

Por último sólo hemos de espolvorear los buñuelos con una mezcla de azúcar y canela en polvo, y a degustar.

Trucos:

Podemos rellenar los buñuelos con crema pastelera haciendo un pequeño agujero con la boquilla de la manga pastelera.

También podemos sustituir el anís por otro aroma, como el limón o la naranja, con un poco de su ralladura o bien poner un chorrito de licor de anís.