beauty machine
Ternasco de Aragón – Blog de Llamas Centelles

Ternasco de Aragón

Si de algo puede alardear Aragón, es de contar con uno de los mejores corderos del mundo, el Ternasco de Aragón, cuya carne cuenta con el sello de Indicación Geográfica Protegida, por resolución de la Unión Europea.

Sólo pueden denominarse como Ternasco de Aragón los corderos de tres razas: Rasa Aragonesa, Roya Bilbilitana y Ojinegra de Teruel, que son nativos de Aragón.

Esta carne se caracteriza por ser tan sabrosa como saludable, ya que es rica en proteínas y hierro. Su textura es firme pero muy tierna y cuenta con un porcentaje de grasa inferior al de otros corderos. Un estudio realizado por investigadores de la región, demuestra que el consumo regular de Ternasco de Aragón, no contribuye al aumento de peso ni aumenta los niveles de colesterol.

El Ternasco de Aragón puede ser cocinado de diversas maneras, asado al horno, a la plancha, a la brasa, en un guisado o también en un bocadillo con finas chuletas de pierna deshuesada. De todas las maneras este plato esta exquisito, y por eso es considerado uno de los mejores platos de la gastronomía aragonesa.

Ahora que sabes lo sano que es ¿no te apetece probarlo?. A continuación, te dejamos una receta para que no te quedes con las ganas de degustarlo.

Ingredientes (4 comensales):

1,5kg de ternasco (cordero).

2 kg de patatas.

6 dientes de ajo.

2 hojas de laurel.

10 dl de aceite de oliva virgen extra.

½ l de agua.

Sal.

Elaboración:

Precalentar el horno a 200º C, mientras el horno va cogiendo calor iremos pelando los dientes de ajo y cortándolos por la mitad, pelaremos y cortaremos también las patatas, estas en rodajas con un grosor aproximado de un 1 cm. Cubriremos la bandeja del horno con las patatas y los trozos de ajo, salar y regar bien con aceite de oliva virgen.

Al ternasco debemos hacerle unos cortes, le pondremos la sal adecuada y unos dientes de ajo entre los cortes para que coja sabor. La untaremos de manteca o aceite de oliva virgen, cubrimos la carne con unas patatas arriba del ternasco y echar un poco más de aceite sobre las patatas para que estas no se quemen.

Lo introducimos en el horno a 200º C durante unos 20-30 minutos para que se cocine el conjunto. Y cuando veamos que va cogiendo color, le daremos la vuelta para que se siga dorando por la otra parte. Pasado el tiempo abriremos el horno para rociar con abundante agua o agua con limón (al gusto) sin llegar a cubrir las patatas. Lo dejamos asar durante unos 15 minutos (controlando de vez en cuando) y luego bajar el horno a 160º C hasta terminar. Controlar que el agua se va evaporando y rellenar esta (sin cubrir las patatas), calculando que la última media hora debe dejarse de evaporar.

Para que el ternasco quede tierno y gelatinoso se debe cocinar lentamente, dejando que primero se tueste durante 30 minutos a 200º C, y luego bajar el horno a 160º C durante tres horas aproximadamente. Pues si lo cocinásemos en una hora a 180º-200º C la carne pararía seca y dura, difícil de comer. Hay que tener en cuenta que nunca puede quedarse sin agua mientras se asa, salvo los últimos 30 minutos antes mencionado. Se le puede añadir coñac o vino en el último regado de agua, dejándonos así un sabor muy particular.

Mientras se termina de cocinar, prepararemos una majada con unos dientes de ajos picados, sal y perejil picado. Pondremos un poco de aceite en el mortero y lo mezclaremos bien.

Para servir el Ternasco de Aragón, pondremos un poco de aceite de la majada en el fondo del plato, colocaremos una porción de carne acompañado de patatas. Echaremos un poco de majada sobre la carne y las patatas. En Llamas Centelles aconsejamos servirlo con un buen vino tinto de crianza, reserva o gran reserva, para poder disfrutar más si cabe de este exquisito manjar.

Consejos:

Los ajos se aconsejan no cortarlos a lo largo ya que se queman más.

Es conveniente darle la vuelta al ternasco cada veinte, treinta minutos para que se dore por ambas partes.